Central Oficinas Teléfono: 971 71 08 03
Central Oficinas Fax: 971 72 79 43
Departamento de Operaciones (24h.): 649 85 52 72
Área de Investigación (24h.): 609 76 43 71
Área de Seguridad y Servicios (24h.): 649 85 52 72
  • Español
  • English
  • Deutsch
  • ciberseguridad

    14
    Oct

    El phishing

    Phishing es el delito de engañar a las personas para que compartan información confidencial como contraseñas y números de tarjetas de crédito. Como ocurre en la pesca, existe más de una forma de atrapar a una víctima, pero hay una táctica de phishing que es la más común. Las víctimas reciben un mensaje de correo electrónico o un mensaje de texto que imita (o “suplanta su identidad”) a una persona u organización de confianza, como un compañero de trabajo, un banco o una oficina gubernamental. Cuando la víctima abre el correo electrónico o el mensaje de texto, encuentra un mensaje pensado para asustarle, con la intención de debilitar su buen juicio al infundirle miedo. El mensaje exige que la víctima vaya a un sitio web y actúe de inmediato o tendrá que afrontar alguna consecuencia. 

    Si un usuario pica el anzuelo y hace clic en el enlace, se le envía a un sitio web que es una imitación del legítimo. A partir de aquí, se le pide que se registre con sus credenciales de nombre de usuario y contraseña. Si es lo suficientemente ingenuo y lo hace, la información de inicio de sesión llega al atacante, que la utiliza para robar identidades, saquear cuentas bancarias, y vender información personal en el mercado negro.

    A diferencia de otros tipos de amenazas de Internet, el phishing no requiere conocimientos técnicos especialmente sofisticados. Muchos expertos consideran que “el phishing es la forma más sencilla de ciberataque y, al mismo tiempo, la más peligrosa y efectiva.

    Si su banco o alguna entidad de su confianza le pide sus datos NO LOS DE, muy probablemente está siendo víctima de phishing.

    9
    Sep

    La importancia de la ciberseguridad

    Los avances de Internet parecen no tener fin, y parte de la magia se debe a que nos permite comunicarnos libremente con personas en cualquier parte del mundo. Además, el auge de las redes Wi-Fi ha propiciado la creación de dispositivos capaces de conectarse a Internet y transmitir o transferir datos dentro de una red. Este grado de conectividad es algo muy positivo, aunque también implica problemas inherentes: cada individuo conectado a Internet en el Planeta dispone de redes y datos propios que son susceptibles de robo por parte de hackers.

    Por ello, estamos convencidos de que si concientizamos sobre estas vulnerabilidades y educamos al público sobre cómo protegerse, avanzaremos hacia un Internet más protegido frente a posibles ataques.

    Nos han gustado mucho una serie de consejos sobre ciberseguridad que ofrecen en este artículo de cibernautas. Os recomendamos su lectura, ya que algunas medidas son francamente sencillas de adaptar.

    Por último, le aconsejamos que trate de permanecer informado con respecto a las últimas buenas prácticas de seguridad, operadores, proveedores y tecnologías. Prepárese para actualizar su software, utilizar nuevas herramientas y tecnologías y mantener su infraestructura protegida en Internet.