¿Sospechas que un empresario insolvente podría hacer frente a las deudas?

La pandemia del Covid-19 está afectando gravemente a la economía de muchas de las empresas españolas que, a causa de las restricciones impuestas por motivos sanitarios, están viendo mermados sus beneficios e incluso, algunas de ellas, están siendo testigos de cómo los gastos fijos superan los ingresos si es que éstos existen.

Esta situación hace que las previsiones no sean buenas para las empresas ya que, aunque volvamos a la vieja normalidad, la economía de la población estará resentida y, por tanto, su actividad económica se reducirá. Estas circunstancias pueden llevar a muchas empresas a echar el cierre y declararse insolventes, dejando tras de sí acreedores que no recibirán el pago de las deudas pendientes. Pero ¿realmente todas las empresas son insolventes o han estado tentadas de cometer un delito de insolvencia punible para proteger su patrimonio?

Investigación de insolvencias punibles por Detectives Cabanach

Ante una situación límite donde el empresario insolvente debe hacer frente a las deudas generadas por la pandemia con ahorros anteriores o con patrimonio personal, éste puede verse tentado a realizar diferentes operaciones que le permitan conservar su patrimonio. Esta decisión es totalmente ilegal y se cataloga como un delito de insolvencia punible toda aquella acción que oculte o realice actos que perjudiquen los intereses de los acreedores.

En crisis anteriores ya se dieron múltiples casos en los que el empresario, antes de declararse insolvente e iniciar un concurso de acreedores, se deshicieron del patrimonio de la empresa para no hacer frente a las deudas y perjudicando así los derechos de cobro de sus acreedores. Entre estas acciones castigadas por la ley se incluyen todas aquellas que tengan como finalidad reducir los activos empresariales, como por ejemplo disposiciones de efectivo, ocultación de bienes o cualquier conducta que dificulte que un tercero conozca la verdadera situación económica-patrimonial del deudor. El delito de insolvencia punible es aplicable tanto si las acciones han sido realizadas a conciencia o por imprudencia.

Si tienes sospechas de que una empresa puede haber cometido un delito de insolvencia punible, puedes recurrir a Detectives Cabanach. Sus detectives privados expertos en asuntos empresariales llevarán a cabo una exhaustiva investigación para localizar los bienes susceptibles de embargo para que hacer frente a los cobros pendientes. Por el contrario, si te encuentras en situación de no poder hacer frente a las deudas, puedes recurrir a Detectives Cabanach para que te asesoren sobre cómo prevenir el fraude empresarial y laboral durante el proceso de liquidación de la empresa.

Posts Relacionados

Need Help? Chat with us